Activando el talento. Personalizamos el desarrollo de las personas

a través de sesiones de coaching individual

El ritmo vertiginoso al que nos vemos sometidos en nuestro día a día hace que no nos paremos a pensar que sucede dentro de nuestro ser. A veces, no tenemos tiempo para nosotros mismos, por la difícil tarea de la conciliación familiar y profesional, por el cansancio acumulado, por el estrés laboral o por el reclamo de la sociedad de consumo.

¿Para qué son útiles las sesiones de coaching individual?

Se trata de un tiempo y un espacio que la persona elige para sí misma. Para reflexionar y preguntarse ¿Qué quiero? Un tiempo y un espacio para expresar y comunicar cómo se siente sin ser juzgada. Para tomar conciencia de cómo hace lo que hace y el valor que ello tiene, para descubrir las habilidades y recursos que están en su interior. Y, también, para encontrar recursos nuevos explorando las diferentes formas de hacer las cosas. Un aprendizaje interesante que la persona puede aplicar a otras áreas de su vida.

Se trabaja con una meta para tener una dirección clara y se puede tratar cualquier tema del ámbito que sea (laboral, personal, conciliación familiar, ocio y tiempo libre, autoconocimiento, nutrición). El coaching individual es una buena opción para mejorar la autoestima, ya que, la persona explora y descubre aspectos desconocidos de su personalidad.

¿Qué aporta un proceso de coaching individual?

  • Aporta el espacio necesario de exploración sin juicios, donde la persona se siente libre de mostrarse y descubrirse a su ritmo y a su gusto.
  • La persona descubre su motivación interna. Un valor necesario para encontrar la dirección que quiere llevar a su vida.
  • Un proceso de desarrollo personal que aporta autoconocimiento y valoración personal.
  • El coaching individual podría compararse con un spa emocional, un espacio que te renueva por dentro.

Autora del texto. Aida Alzaga, Coach de I+DH Coaching